¿Es Jesucristo Verdaderamente Dios?" /> ¿Es Jesucristo Verdaderamente Dios?" /> ¿Es Jesucristo Verdaderamente Dios?" />

Sí, porque . . .

Jesús lo dijo así:


“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo. Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios” (Juan 5:17-18).

“Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue” (Juan 8:58-59).

“Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle” (Juan 10:30-31).

(Nota: Los judíos creían que era una blasfemia digna de muerte que un simple hombre asegurara ser Dios, y esto explica la triple referencia a los judíos tratando de matar a Jesús después que ÉL hiciera tales afirmaciones).

Isaías lo dijo así:

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel (Dios con nosotros)” (Isaías 7:14).

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isaías 9:6).

Tomás lo dijo así:

“Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20:28).


Pablo lo dijo así:

“Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).

“De quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén” (Romanos 9:5).

El Escritor de Hebreos lo dijo así:

“Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino” (Hebreos 1:8).


El Apóstol Juan lo dijo así:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1).

“Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna” (1 Juan 5:20).

Pedro lo dijo así:

“Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo una fe igualmente preciosa que la nuestra” (2 Pedro 1:1).

“Sólo por el testimonio de dos o tres testigos se mantendrá la acusación” (Deuteronomio 19:15).